Distintos vehiculos con potentes altavoces lanzaban proclamas a los "suyos" y a los "otros". Fue la guerra sicologica